lunes, 9 de enero de 2012

AÑORANZA Y AMOR - I

                      Mi dolor
   
  Cuarta planta, sección de urología,
horario de quirófano anunciado,
el enfermo que espera, preparado,
temblando en su interior, llamando el día
a los pies de su cama, no entendía
que tuviera la luz en su costado,
después de estar la noche, desvelado
pidiendo sin cesar su mejoría.
   Por la sonda del suero intermitente,
apenas sin que acabes de enterarte,
llegará el dulce sueño, pertinente
previsto, por demás, para operarte.
   ¿Se te ocurre pensar, siendo paciente,
si no llegaras nunca a despertarte?.

                     Mi compañía

    Tendida en un sofá desvencijado,
por miles de trasnoches abatido,
situado en la ventana del olvido,
más allá de la cama, arrinconado,
hallábase la esposa a su cuidado,
desvelada al dolor de su marido,
que comparte con él y no hace ruido,
llorando una oración en su costado.
    Nunca se piensa que la vida, a veces,
se queda en la penumbra de la muerte,
y suele acontecer, que te estremeces
si descubres que a veces al quererte,
te dieron mucho más que tu mereces.
   Muchas gracias, amor, por merecerte.

                     Mi enfermera

    No ha mucho que te hablaba compañera,
querida esposa, cuidadora amante,
que supiste afrontar con gran talante,
aquellos viejos tiempos, que temiera,
orgulloso de mi, que me perdiera,
como un trasto que arroja, vacilante,
la parca inmunda, en el vacío errante,
del obscuro destino de mi espera.
   Tú fuiste mi ilusión y mi alegría.
   Llegué hasta ti con mi dolor transido,
pesimista de todo, aún no sabía,
que tu fuerza y valor, tan atrevido,
llegara a mí también un nuevo día
como un soplo de luz, no presentido.
                                                                                                                        
                  Tu alegría
 
    Por eso en mi dolor, siempre te hallaba,
tendida en mi silente compañía,
rezando en tu interior, mientras dormía,
porque siempre tu fe me despertaba.
   Una vez y otra vez me levantaba,
dejando mi dolor en tu alegría.
    Con tanto anhelo tu ilusión sentía,
que soñando en la vida me acostaba.
    Hiciste que le diera al sufrimiento,
una fuerte patada en el trasero,
porque tu sueño se hizo sentimiento,
porque tu esfuerzo fue mi consejero.
    Así eras tu, mi luz y pensamiento,
mi destino y mi amor tan duradero.

                     Mi ilusión

    Y así se despertó mi subconsciente,
dando gracias a Dios por tu cuidado,
por tus noches en vela, por mi estado,
por toda tu paciencia consecuente.
    Y lloraron mis ojos en la fuente,
donde acaban los llantos del cuitado,
y una vez que tu amor se hubo bañado,
se volvió cantarina y transparente.
    Y así volví a la vida, por tu esmero,
por tu fuerza y valor, por tu alegría,
por tu fe y tu tesón de misionero,
por tu gracia y amor, por tu porfía.
    Por eso he de decirte que te quiero,
con la misma ilusión del primer día.

                      La cuerda

    Siempre se ha dicho que la cuerda atada,
se rompe justo, por su débil nudo,
lo mismo que comienza en estornudo,
una gripe vulgar e inesperada.
    Siempre puse tu amor, junto a mi almohada,
mi cariño flotante junto al rudo
violento caminar de mi tozudo
empeño, por llegar a la estacada,
donde empieza la cuerda de la vida,
a tensarse brutal y consecuente,
acorde con la edad correspondida.
    Nunca quise pensar, siendo consciente,
que la cuerda estuviera carcomida,
por el nudo más fuerte y resistente.
                                                                                                                               
                                                              O.Z.M

14 comentarios:

  1. Me gusta el poema, pero "estoy temblando en mi interior" ya que espero una llamada del hospital Clinico Universitario para...
    Bueno no quiero adelantar acontecimientos.
    Espero poder contarlo a su debido tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Olegario, eres la métrica, el sonido pautado, medido y preciso, al tiempo que la intensidad en el significado. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Qué dolor perder lo más querido.
    Mucho ánimo.
    Abrazos
    Piedra

    ResponderEliminar
  4. Magnifico poema de homenaje a la compañera, enfermera y anegada esposa. Escrito con la maestría que te caracteriza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Olegario.
    Que cariño más grande hacia tu esposa.
    Enhorabuena Olegario por tu gran sensiblidad.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  6. Olegario..Añoranza y Amor "

    Se notaba tu ausencia, y aquì està la razòn...cuànto Amor hacia ella, que en su silencio guarda igual Amor hacia Ti, rezando, ha alejado quizàs a la muerte, dàndote vida con su callado Amor.

    un beso desde Argentina

    ResponderEliminar
  7. Hola Olegario, aun tengo los ojos llenos de lágrimas por tus hilados poemas... los versos dedicados a tu esposa, tienen toda la luz del verdadero amor, ese que perdura más allá de la vida y la muerte. En conjunto es una maravilla de poema que desborda sentimientos y es el más grande de los homenajes que puedes hacer público hacia tu esposa que ha rezado y ha bebido a solas su miedo, su dolor, entre estrellas de esperanzas.


    Deseo que tu recuperación esté ya terminando su camino y vuevas a sentirte bien, muy requetebién ente los mimos y cuidados de tus hijas y tu esposa. Y el sincero cariño que te tenemos todos los que leemos tus poemas

    Desde el alma un abrazo grande para tu esposa, y para ti mi amigo desearte toda la felicidad que puedas atesorar en este nuevo año.

    ¡Feliz recuperación y muy feliz año!

    ResponderEliminar
  8. miles de gracias dulce y sensible poeta por acariciar nuestros sentidos con la belleza de tus versos, besinos de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  9. Aunque lo intento no me es sencillo comentar un poema. Sólamente decirte que te sigo leyendo con atención y que ya no me sorprende tu facilidad para la versificación. Un abrazo
    http://desdemimejana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Una alegria volver a leerte. hermoso y profundo homenaje a la compañera,esposa, enfermera, amor.. un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Tus versos me han impactado por su calidad pero, sobre todo, por la hermosura de su contenido. Como imagino que se refieren a una experiencia personal, me alegra que esa circunstancia haya pasado y que puedas disfrutar actualemnte la recuperación junto a esa maravillosa compañera que, en silencio y con alegría, veló por tu vida.

    Un fuerte abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  12. Quiero daros a todos vosotros, que habeis llegado a mi blog, las más expresivas gracias por vuestros comentario. Esta es una historia real. contada por mi apenas quince dias de su ausencia.
    Guardado en los rincones de mi corazón, quiero brindarosla a vosotros, que tanto me ayudais a sonrellevar este dolor. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar


  13. Un abrazo
    una sonrisa
    de espuma blanca.

    Rozando
    las rocas
    el fin de semana

    Acariciadas
    en continuo cortejo.
    por el sol del ocaso.

    Murmullo de sonatas
    poemas de amor
    suspiran las caracolas.

    *****

    Tan acariciada
    como las rocas
    me has hecho sentir.

    Celebrando a mí lado
    un año más de mi vida.

    Gracias infinitas
    por tan estimada compañía

    Te quiere!!

    María del Carmen


    ResponderEliminar


  14. Hola Olegario buenas noches, me acerco a esta varandilla de palabras rimadas para agradecerte efusivamente el comentario dejado en uno de mis jardines de sueños y aromas conquistados.

    Soy una persona que estimo la delicadeza de las personas y en este caso voy a poner una entrada a ti dedicada en uno de los blogs previo paraso para avisarte.

    Esta entrada ya he visto que hay para escribir un libro entre pasillos y habitaciones cubiertas de esperanzas y soledades dando la mano a las melancolías para que el trio sea completo, yo he estado en tesituras parecidas durante cuatro largos años y unce operaciones y no quiero profundizar porque aún esta muy latente el tema.

    Un abrazo deseando tengas un muy buen comienzo de semana.

    Maria del Carmen

    ResponderEliminar