jueves, 24 de noviembre de 2011

AMOR Y VIDA - I

                                      
               
                             En Coplas de pie quebrado

  Una métrica igual a la que empleó Jorge Manrique, en “Coplas a la muerte de mi padre”.  También fueron llamadas, en su honor, coplas manriqueñas.  Empezaban así:

           “Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando,
cómo se pasa la vida,
como se viene la muerte
tan callando”.


 De rima consonante, de ocho sílabas los versos  l, 2, 4 y 5 y de cuatro los 3 y 6. Rimando el  verso 1 con el 4, el 2 con el 5 y el 3 con el 6.


 PRESENCIA

 
Llegaste a mí con la aurora,
aluvión de manantiales
concurrentes,
te hiciste fuente sonora,
de cascadas virginales
transparentes.

Abriste un surco profundo,
con la reja de tu arado
convincente,
penetraste el infecundo,
dormitar acostumbrado
de mi mente.

Como una brisa lejana,
que al alba se despereza,
silenciosa,
llegaste a mí una mañana,
con el don de tu franqueza
majestuosa.

   Fuiste en mi huerto olvidado,
de malezas espinosas
florecido,
jardinero a su cuidado,
de tus manos portentosas
convencido.

       NOSTALGIA

Penetraste en las mezquinas
profundidades rocosas
de mis eras,
arrancaste las espinas,
y crecieron sólo rosas
tempraneras.

Así estaba mi jardín,
vergel de plantas y flores,
perfumado,
pero te fuiste y al fin
solitario, a tus primores
se ha quedado.

 ¡Oh, manantial transparente
de burbujas rumorosas,
cristalinas,
donde hallaba fácilmente
la respuesta a tantas cosas
peregrinas.

Tú eres fuente, reja, arado,
manantial, brisa y aurora,
jardinero,
pues que estando a tu cuidado,
soy de tu fuente sonora,
prisionero.

    PRIMAVERA

 La musa estaba dormida,
a la inspiración, inerte,
perezosa,
como una gacela herida
que va buscando la muerte
silenciosa.

  Llegaste tú a sus umbrales,
como un soplo fecundado
de ilusiones,
y nacieron madrigales,
y se hicieron, sueño alado,
mis canciones.


 Llegaste cual golondrina
de ignota tierra lejana,
pasajera,
de mi alero, en una esquina,
te quedaste una mañana
prisionera.

  Y era tu voz matutina,
melodía en mi ventana,
mensajera,
y tus vuelos, golondrina,
preludios de una temprana
primavera.

       NATURA


  Desde entonces voy soñando,
tranquilos amaneceres
sin medida,
desde entonces, desterrando,
violentos anocheceres
de mi vida.

  Desde entonces he aprendido
de las risas de las fuentes
su dulzura,
desde entonces, conocido,
los secretos transparentes
de Natura.

  Desde entonces, la fragancia
penetrante de las flores,
su frescura,
que me llega en la distancia
como un soplo de colores
y  de hondura.

  Desde entonces los trigales,
que el céfiro, besa y mece
con ternura,
me suenan a madrigales
y a sonrisas que me ofrece
tu hermosura.


             O.Z.M.

13 comentarios:

  1. Admiro, Olegario, tu capacidad para ceñirte a la métrica tradicional y producir bellos textos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Olegario.
    Que Poema más precioso a la natura.
    Es que nuestra madre tierra, nos ofrece cosas tan bellas.
    Dichoso strés que a veces no nos deja ver ver la belleza que tenemos alrededor.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. esta amiga admiradora de tu insigne alma de poeta te da infinitas gracias por concedernos el privilegio de sumergir nuestra alma en el bello y sublime manantial de tus letras, besinos miles con todo mi cariño y admiración.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso Olegario, yo la métrica me la salto...Te admiro...Un beso de buenas noches

    ResponderEliminar
  5. Vengo a saludar al poeta y a pedir a la vida ¡más tiempo! para poder disfrutar de su excelente poesía. Ciertamente no es fácil someterse a la métrica y a las leyes del escribir clásico, mas, con lo mostrado en estas joyas, comprobamos que ¡vale la pena!
    Felicitaciones, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Olegario: Son sonetos nada faciles de escribir, son majestuosos y digno de un gran POETA.Felicidases.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Amigo Olegario, que maravilla.

    Eres un GRAN poeta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Olegario, no se como decirte lo que me gustan tus poemas.
    Tienen, ya te lo he dicho en varias ocasiones, un ritmo y un sonido al leerlos que te van gustando cada vez.
    Gracias por todo ello amigo mio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Preciosos versos de excelente constucción. Ha sido un placer llegar hasta aquí, para disipar la niebla que nos envuelve en esta mañana invernal. Un abrazo y mi admiración.

    ResponderEliminar
  11. Eres increible, ajustarse a la metrica y expresar, muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Felicidades Olegario por estas maravillosas coplas de pie quebrado, quizá sean las más difíciles de escribir ( A Jorge Manrique fueron las que le dieron su fama de poeta) y las tuyas son perfectas en la métrica y en el lirismo de sentimientos. Me encantan todas, pero me quedo con Primavera y Natura, son geniales.

    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  13. Preciosas rimas y excelente contenido. Ajustados a sus reglas literarias. Genial, genial. Un abrao y aplausos.

    ResponderEliminar