martes, 20 de noviembre de 2012

LA ROSA

                  
       Sonetos con estrambote
   
 Recorriendo el jardín de mis sudores,
vi a una rosa llorando amargamente,
el agua resbalaba entre su frente
limpiando de emoción sus sinsabores.

      Una vez vengo a verte entre las flores,
suspirando por ti calladamente,
y te encuentro llorando tristemente,
en el verde rosal  de mis amores.

      He visto un pétalo surcando el río,
bajar cual una barca venturosa,
y he sentido tu enorme desvarío,

 se ha escapado de ti, querida rosa,
con una sensación de escalofrío,
pues dejaste de ser menos hermosa.

     El ser humano que a medrar empieza
se apoya casi siempre en su belleza.


      No llores más, mi rosa por tu herida,
y ofrece, sin dudar, todo tu amor,
a todo aquel que esté a tu alrededor,
pues te queda el aroma de por vida.

   No podrá nunca el rio y su atrevida
corriente cristalina en su fulgor,
robarte este preciado resplandor,
que nos llega de ti  en la amanecida.

    Te pueden maltratar en tu alegría
las manos imprudentes, no amorosas,
tratando de ocultar tu lozanía,

mas no podrán quitarte, aún cautelosas,
tus ojos de belleza, amada mía,
porque siempre estarán entre las rosas.

   Puede el hombre morir de inanición,
pero el alma jamás de una traición.



                      O.Z.M.

12 comentarios:

  1. Me ha encantado tu poema y me ha recordado esta canción.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Dios! Olegario, vengo como cada día a tu espacio, y hoy...¡sorpresa! veo que has vuelto a publicar en tu blog.
    Decirte de la belleza y perfección de tus sonetos, es repetirme siempre. No dejes de escribir Olegario, para ti escribir es estar vivo. Sabes que me alegro infinito de que vuelvas a tomar el rumbo de tu barca.

    Un abrazo, con brisas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes Olegario.
    Siempre tus poemas rebosan una finura y bello romanticismo.
    Continúa escrbiendo y aprovecha este bello don de la poesía que te a dado Dios.
    Un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. Querido Olegario, eres un verdadero maestro de los sonetos. Todos son de una belleza lírica impresionante. Sé que te lo han dicho muchas veces, pero yo te lo repetiré hasta el cansancio, ¡no dejes de escribir nunca!

    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar
  5. Posiblemente sea la rosa la flor más veces cantada, pero también la de mayor merecimiento. Muy bellas esas lágrimas, Olegario, como cuentas de un rosa(l)rio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestros comentarios, que agradezco de corazón. Ellos me dan ánimos para seguir escribiendo. Un abrazo muy fuerte para todos.

    ResponderEliminar
  7. Olegario, tus sonetos están escritos con letras de ensueño,
    una lírica perfecta y un sentimiento alegre y hermoso.
    Gracias, mefelicitación y mi abrazo,
    Ángel-Isdro.

    ResponderEliminar
  8. Los que sudamos tinta para versificar, admiramos enormemente esa facilidad tuya para hacerlo y en los sonetos te superas cada día. Por favor, no dejes de escribir. Un fuerte abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar


  9. Te envío en alas de las nubes la brisa y la esencia de esta mañana, que nos envuelve en sus hojas con surcos de melodías, para endulzar las razones del pensamiento.

    Un abrazo breve pero sentido
    para iniciar la semana
    con afectos presenciados.

    Atte.
    María Del Carmen

    (Entrañable amigo Olegario, en cada una de tus visitas me dejas con el corazón en silencio prendido de las ramas del viento...
    Y al entrar en esta tu casa me vuelvo a encontar con una rosa que le relatas en palabras muy singulares una parte de su vida..
    Y me voy, pero llevandome tus letras guardadas en la maleta de los setimientos, aquellos que se sienten agradecidos de tus paseos por los jardines de las rosas)



    ResponderEliminar
  10. Qué precioso soneto a la rosa, alma sensible.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Gata Coqueta por tus entrañables palabras. Y agradeceros a todos en general vuestros hermosos sentimientos hacia mis sonetos. Un fuerte abrazo, para todos.

    ResponderEliminar

  12. Un esplendido fin de semana te deseo, al calor de la familia y amigos que son el soporte que hacen posible que la vida continúe en armonía irradiando felicidad.

    Te doy un suave abrazo
    bajo la bruma del silencio,
    para hacerte llegar
    el roce del afecto.

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar