viernes, 10 de febrero de 2012

NUESTRO VUELO A GUINEA

      

                          El viaje

   Viajamos por la senda de lo incierto,
cuando ayer no era tarde todavía,
buscamos un atajo, en lejanía,
más allá de la arena del desierto.
   Otro mundo, tal vez no descubierto,
quizás otra ilusión, otra alegría,
colgada en nuestra propia fantasía,
pues no estaba el mañana aún despierto.
   Y surcamos el mar en amplio vuelo,
nuestras alas se abrieron en el viento,
y seguimos volando, arriba el cielo,
lloraba sin cesar, si un lamento,
y nosotros abrimos con anhelo,
el paraguas de nuestro sentimiento.


    Un camino infinito por delante,
un mañana lejano en nuestra vida,
un adiós en el puerto de salida,
y un abrazo al futuro caminante.
    Un suspiro en la tierra palpitante,
que pisamos con ansia desmedida,
borraba nuestro punto de partida
abriendo un horizonte delirante.
    Y así llegamos, mi querido amigo,
soñando aquella tarde prodigiosa
dejando nuestro ayer en el abrigo
de aquella juventud maravillosa.
   Pero el hoy no es ayer y te lo digo,
ni la vida siquiera es color rosa.


    Cuantas veces cruzamos la frontera
por el charco del cielo consiguiente,
buscando sin cesar, constantemente,
una senda feliz, una escalera,
que nos lleve al portal de nuestra espera,
suspirando en la vida alegremente,
rodando sin cesar por la pendiente
que conduce al amor en primavera.
    Cuantos vuelos preñados de ilusiones,
cuantas nubes cruzando el firmamento,
cuántas ansias en nuestro corazones,
 cuantos sueños se quedan en el viento,
cuantos años se van en emociones,
cuanta vida se pierde en este intento.

                         O.Z.M.

2 comentarios:

  1. Me han gustado los sonetos, yo he vivido algo parecido en mis años mozos, cuando el ejército me dijo que tenía que hacer la mili en Sidi Ifni.
    Viaje en avión desde Sevilla al antiguo protectorado, que posteriormente se convertiría en parte del África Occidental Española, viaje por las nubes desde Sidi Ifni a Las Palmas de Gran Canarias, para hacerme cargo de la emisora militar que en los días que duró la evacuación sería la "Emisora militar cabeza de fonía" y el último viaje de Canarias a Madrid en el que pude ver a mis padres y mi novia, los dos primeros en aviones militares que no ofrecían ninguna seguridad en vuelo y el último en Iberia, pagándome yo el billete de mi bolsillo.
    La historia de mi mili la he contado en mi blog, y aunque casi todas las entradas están en clave de humor, son totalmente ciertas.
    Por si quieres entretenerte un poco "Mi llegada a Sidi Ifni" está aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Con tus sonetos he viajado hasta volar entre tus letras.

    Un beso.

    ResponderEliminar